sábado, 3 de diciembre de 2011

Robotville Festival in the Science Museum London ¡en Infantil!

Acudir  a un museo de Ciencias,  a un evento tan especial como el de los robots,  requiere de todo un ritual.

No es una visita puntual sino todo un proceso que empieza por ...
1.- Crear interrogantes a resolver acerca de los robots
2.- Trabajar las normas sociales de respeto a las cosas expuestas que no se tocan porque entonces no nos dejarán estar en el stand ni hacer preguntas ¿Parece sencillo verdad?
Pues hoy día no lo es. Hay una cierta condescendencia en que los niños pueden ir tocando lo que quieren en los supermercados y lugares públicos o llamando la atención porque tienen ¿hambre? o interrumpiendo conversaciones de adultos cuando les parece oportuno...
3.- Esas normas no se imponen por castigos sino por convicción y por entender las consecuencias de actuaciones que no resultan socialmente ajustadas.Hay que dialogarlas y hacerles  a ellos responsables de adoptar uno u otro comportamiento por elección propia. No hace falta ni un padre, ni un profesor, ni un guardia de seguridad para hacer lo que ellos ya saben que hay que hacer. Así lo aprendemos en las aulas.
4.- La actitud hacia las ciencias y las matemáticas  es una cuestión abordable y educable como lo es hacía la parte artística, creativa, musical o lectora. Así que el profesor de Tecnología  de mayores, Javier,  vino a visitarnos la tarde anterior con un robot y contestó  a muchas de nuestras preguntas.
5.- En las familias, han hablado y visto videos en el blog acercándose al mundo de los robots.
6.- En clase, la fantasía y la realidad se han entremezclado como siempre: bailamos la canción del niño robot que nos han enseñado Balma y Melanie, nos reimos con la macarena de robots pero luego pensamos para que nos serviría un robot en casa y nos convertimos en niños autómatas, con baterías o con cargadores de baterías que se enchufan para tener energía eléctrica, descubrimos como articular los movimientos de un robot o hicimos arte efímero como hacen en Cartagena o en Jacarilla...
7.- Pero como somos niños...hacemos mucho pis y caca antes de salir, tomamos el snack y comprendemos que no podremos decir que tenemos hambre o sed porque hemos bebido y comido y podremos esperar hasta que sea la hora de tomar el sandwich
8.- Aprendemos las medidas de precaución para no perderse del grupo y para bajar y subir de un autobús

Y ¡listos para la aventura!
(Las profes viajan con botiquín, ropa de cambio para pises inesperados, papel higiénico para mocos, pinturas y folios por si alguno se cansa o decide que no le interesa...)

El proceso de aprendizaje de ayer fue tan fascinante, en tantos sentidos, que hablaremos de él mas detenidamente pero os traemos esta primicia que supone que no solo los niños se emocionan. También lo hacen  sus profes, los expositores que contestaron a las mil y una preguntas y ¡cómo no, Irene! la madre roboticista que nos ha regalado esta posibilidad.
Gracias a estas estupendas profes en prácticas que nos han apoyado y que han descubierto el proceso de introducir la ciencia en la educación. 
Las caras son tan expresivas que no hacen falta palabras para explicar cómo vivieron su experiencia en el Museo.

2 comentarios:

  1. ¡Guau, qué pasada! ¡Es una preciosidad, y qué grandes los robots, si son del tamaño de los niños! Estoy deseando saber más detalles, y mis alumnos también, están muy motivados con el tema.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades!

    Soy profesor en Almería.

    Es muy difícil comprender que la educación es un proceso. Y que sí hay cosas que salen mal es porque se está en camino de hacerlas bien, y no hay que ocultarlas, sino verlas para arreglarlas. Por eso es importante hacer visible el proceso, el camino hacia los robots.

    No todo el mundo tiene la suerte de tener una profe que les lleva a los robots ni que les explica cómo hay que ir y trabaja eso tan despacio y con tanto cariño como es necesario.

    ¡Felicidades! :)))

    ResponderEliminar

Hola, eres muy bienvenid@ a nuestro blog.
SI QUIERES DEJAR UN COMENTARIO
1.- Busca con el ratón la palabra comentarios que está al final de cada entrada
2.- Luego escribe lo que quieras en la cajita que te aparecerá en la pantalla
3.- Copia las palabras que te aparecen para verificación
4.- Elige una de las identidades que aparecen o la posibilidad de ANÓNIMO pero recuerda que si quieres que te conozcamos deberás darnos datos en tu mensaje: soy la madre de..., os escribo desde..., me llamo...
5.- le das a publicar y ¡ya está!